¿QUIERES SER APICULTOR POR UN DÍA?

¿Visitar un colmenar en directo, vestirte con el traje de apicultor y abrir colmenas de la mano de un maestro?

Esta experiencia está pensada para que disfrutes de un día completo en familia o con tu grupo de amigas/os viviendo como es uno de los oficios milenarios más apasionantes y desconocidos del mundo. Y sé que lo que te propongo aquí no es una exageración..

¿Cuándo crees que vas a estar más cerca de miles de abejas volando contigo si no vienes acompañado? Probablemente nunca.

La apicultura se aprende de mentor a aprendiz, siempre ha sido así y seguirá siendo así. Las abejas son insectos delicados, sensibles y vuelannnnnnn… existen demasiados mitos falsos sobre ellas y estamos seguros de que si ves colmenas cerca o abejas volando la primera tendencia será la de salir pitando.

Pero si te sientes segura/o y acompañada/o puede que te quedes ahí mirándolas fijamente y observes su comportamiento, su vuelo, su forma de comunicarse y de trabajar cada milésima de segundo del día.

Verás una colmena por dentro, con su forma tan sofisticada de organizarse. Podrás distinguir los tres tipos de abejas que la conforman: abejas hembra, abejas macho o zánganos y la madre de todo, la abeja Queen.

Escucharás el zumbido que forman todas juntas y el sonido de una sola haciendo su vuelo para recolectar néctar fuera de casa.

Olerás la cera, sobretodo, apasionante de verdad. También la miel, la madera, el calor de más de 50.000 abejas juntas.

Tocarás todo a tu alrededor, sin límites. No solo estás delante de un colmenar y tienes a tu alrededor miles y miles abejas que viven allí. Estás en plena naturaleza, tienes montaña, campos de cultivo, caminos rurales, casa de campo, la luz, el aire fresco, el cielo limpio…

Probarás, si, también podrás llevarte a la boca en vivo y en directo un trocito de miel dentro de su panal, o quizás encontremos propóleos, jalea real, pólenes de diferentes flores y una gama de colores que vas a alucinar.

 

Es tan mágico que hasta me cuesta describir tooooodo lo que vas a poder sentir en un solo día.

 

Son los 6 sentidos a flor de piel, si 6, porque la intuición, vaya por delante, en todo lo que te va a evocar esta experiencia.

sameExperiencia1 (8)

QUIERO RESERVAR LA MÍA YA

Llegas a nuestro maravilloso rincón del Rio Turia en Gestalgar (valencia)

TU JORNADA DE EXPERIENCIA APÍCOLA TOTAL

A las 9:00 de la mañana te recibimos con todo preparado para llegar al lugar donde viven las abejas y las colmenas que vas a experienciar. Con un termo de café y miel para que cojas las fuerzas suficientes. Te enfundas el traje de apicultora/a para ti y tus acompañantes.

sameExperiencia1 (5)

En primer lugar y con el termo en mano vas a aprender todos los pasos para entrar al colmenar con seguridad:

  • Donde te puedes colocar para que las abejas noten nuestra presencia con la menor molestia para ellas. 
  • Qué debes hacer si te asustas o si te pica una de ellas. 
  • Cómo se prepara el ahumador, para qué sirve y cómo lo utilizamos. 
  • ¡Qué hacer si te haces pis!
  • Y una breve, pero completa, explicación de su vida, de cómo es un colmenar, qué está pasando en el momento justo de tu visita según el ciclo del año en que nos encontremos y más.
  • Y por último, ¡Cuál será tu tarea durante la jornada de experiencia! porque vienes a participar como apicultora/or ¿verdad?

 

 

A la 13:00 haremos una breve pausa para catar nuestras mieles y reponer fuerzas con maridajes que sorprendan al paladar, todo ello bien comido y reposado debajo del árbol más bonito y cercano que encontraremos allí.

Máximo 5 personas. Si sois más habrá que consultarlo.

2-3 adultos y 2-3 niños (5 personas)

Puedes preguntar todo lo que se te ocurra, gritar de alegría, incluso llorar de emoción. Pero estoy segura, que habrás aprendido cómo es la vida de un apicultor en tan solo una jornada como la nuestra. Te acercarás al maravilloso mundo de la cría de abejas. Así es como se llama a la apicultura.

Sobre las 14:00 estaremos prepararando la recogida, la desenfundada y la vuelta al coche. Todo ello aproximándonos a la mayor organización que se puede tener cuando sales a la naturaleza. Así es la vida de un apicultor. No sabes si todos los días cumplirás la tarea que te habías preparado. Puede que llueva o puede que las abejas tengan un mejor o peor día. Puede que encontremos una familia rebosante o puede que la encontremos con dificultades… esta es la esencia de un oficio sujeto a la naturaleza y al tiempo de cada día.

QUIERO RESERVAR LA MÍA YA

¡Hola! ¡Qué bien tenerte por aquí! Te aviso que uso cookies muy dulzonas propias y de terceros para mejorar tu navegación y no empacharte. Entiendo que si sigues es porque estás de acuerdo. Más información en la política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies